30 octubre 2012

Derechos de la infancia: Derecho al juego


El juego es un derecho en la vida de los niños y niñas y así lo afirma la convención de los derechos de la infancia.

SEGÚN UNICEF: “todos los niños y niñas del mundo tienen derecho a disfrutar plenamente de juegos y recreación”.

Pero actualmente hay poco tiempo y espacio para aprovechar las ventajas de los  juegos tradicionales en las  plazoletas y para que se trasmitan de generación en generación. Por otro lado las nuevas tecnologías han reemplazado al juego al aire libre, colocándolo en un segundo lugar.

Los juegos tradicionales a lo largo de la historia se han utilizado como un elemento importante en la integración, reencuentro y socialización (cuando se reunían todos a fabricar los trompos, los yoyos, las cometas, etc.); ya que en estos juegos, los abuelos, abuelas  y personas mayores encontraron una buena manera de inculcar valores muy importantes en el desarrollo de una persona. Entre otros valores      encontramos   la responsabilidad, la lealtad, la creatividad, autoestima, confianza y ante todo el respeto para con los demás.

Hoy hemos contado con la presencia en le cole de Hugo César Espinosa Joyner, Campeón Internacional de los juguetes dinámicos yoyo y trompo, desde hace 20 años.
Ha sido una estupenda experiencia y lo hemos pasado muy bien.
Aún estará con nosotros mañana miércoles 31 y el lunes 5 de Noviembre… ¡Qué lujo!
Os paso algunos vídeos y fotos:





4 comentarios:

Carmen dijo...

¡¡Pero que maravilla!! No habia visto tanta habilidad con un trompo. Qué juego más divertido.¡¡¡cuánta práctica hay detras!! Un saludo desde aula de infantil.

Carmen dijo...

¡¡Cómo les gusta disfrazarse a las criaturas!! Quedaron fantásticas. Felicidades. Un abrazo desde aula de infantil.

encarni dijo...

Me encantó. No puede venir a mi cole???? eh??.
Mi enhorabuena a este fantástico jugador de trompos.

Maribel dijo...

Encarni, el lunes vuelve al cole. Si quieres le pregunto si tiene hueco en su agenda. Desde luego merece la pena. Me alegro que te haya gustado. Un abrazo